Prohibición de la Idolatría

Enfocar nuestra espiritualidad al Creador

¿Qué significa?

La prohibición de la idolatría y el aspecto positivo de creer en Di-s es el fundamento del Código Universal de Noé. Este concepto se refiere a que cada individuo depende del Único Di-s Verdadero, sin importar las normas o las preferencias que cada quien tenga. Esto significa, tener la conciencia y el conocimiento de que todas las personas están bajo las órdenes directas de Di-s, que Él es la Autoridad Suprema y el origen de toda bendición.  Por lo tanto, cualquier otra entidad (ya sea real o imaginaria) a la cual una persona sirva, adore o a la que se le atribuyan poderes independientes, se le considera un “ídolo”.

El siguiente fragmento es la introducción del Rabino J. I. Schochet, en la sección La Prohibición de la Idolatría del libro “El Código Divino”, 2da. Parte 2:

La prohibición contra la idolatría incluye cualquier admisión sobre la existencia de seres que poseen fuerzas que no son dependientes a Di-s y Su Providencia, por ejemplo: cuando clavamos con un martillo, el instrumento con el que aparentemente clavamos parece a ser el martillo. Pero en realidad, no es el martillo por sí mismo el que clava, es la mano que lo sujeta y la fuerza que esta produce al clavar. Así también, todo lo existente en el universo físico y en las esperas espirituales están siempre sujetas a la voluntad de Di-s y a Su deseo.

Está prohibido tener lealtad, fe y creer que las constelaciones, estrellas o los planetas determinan los acontecimientos y el destino del hombre. De la misma manera, la adivinación; que es una costumbre cuyos orígenes provienen de la idolatría. Está prohibido tomar coincidencias naturales, augurios o azares del destino como señales, y que estas se utilicen para decidir la conducta, el comportamiento o el pensamiento de una persona (por ejemplo, tener la superstición de que si un pájaro negro se para en la ventana es de mala suerte, o tomar decisiones por arrojar los dados o que te leen las cartas). Está prohibido toda practica de hechicería, incluso participar en ella (pensar que de esta manera se pueden manipular personas o eventos) como también está prohibido el espiritismo. La necromancia (consultar el espíritu de una persona muerta) u otras formas de adivinación están de la misma manera prohibidos. En general, todas aquellas costumbres que impliquen la creencia en que existen fuerzas sobrenaturales con poderes propios y que son independientes a Di-s están prohibidas; ya que la Providencia Divina es quien gobierna toda la creación.

La debilidad humana está concentrada en el interés personal, la auto-compasión y la auto-gratificación, esto conlleva al egocentrismo (donde nosotros somos el centro de todo) opuesto al teocentrismo (donde Di-s es el centro de todo). Es extremadamente seductivo y poderoso el deseo de querer dominar, mandar y manipular el futuro desconocido y esto orilla a evadir el “sistema” Divino. Esto revela la falta de confianza en Di-s y debilita la creencia; en que solo Di-s es el Creador y el Sustentador de todo lo que existe y que únicamente a Él podemos encomendar todo lo que suceda. La idolatría, es entonces, la negación del monoteísmo puro. Esto es, de hecho, una realidad politeísta, o al menos dualista. Aunque una persona decida creer solo en una entidad o ídolo, esta persona ya creo para sí mismo dos deidades: el ídolo que eligió y la persona misma como “designador” de ídolos (creer que una persona puede señalar y decir que es un ídolo y que no).

El Código Universal de Noé fue dado por Di-s en el Monte Sinaí y esto sirve como antídoto para evitar las trampas de la idolatría. Esto guía a una persona a andar por los caminos de la verdad y nos ayuda a vivir el hecho de que somos creados a la “imagen de Di-s”.

Fuentes Bíblicas

Génesis 2:16: “Y el Señ-r Di-s (E-lohim) mandó al hombre diciendo…”.La palabra singular en hebreo “E-lohim” es uno de los Nombres Divinos que significan “Di-s”.

Pero esta misma palabra es usada en el sentido no santo y plural, al referirse a idolatrías físicas o conceptuales; otros “dioses”, tal y como esta en el verso: “No tendrán otros dioses…” (Éxodo 20:3). De esta manera el mandato que Di-s le hizo a Adán en Génesis 2:16 implica que solo el Señ-r Di-s debe ser adorado, pero Él no es un ídolo.

El sabio Talmúdico, el Rabino Yitzchak sugirió que la palabra “mandato” en el verso anterior señala la prohibición de la adoración a dioses falsos, esto enseña que solo Di-s, es Él Único Di-s verdadero y es la fuente de todos los mandamientos, es por eso que solamente Di-s debe ser servido.

La biblia Hebrea está llena con mandatos de Di-s a sus profetas sobre el aborrecimiento a todo tipo de idolatría.

Algunos Detalles y Principios

  1. La obligación de creer en Un solo Di-s y no en alguna otra entidad como deidad.
  2. La obligación de obedecer los mandamientos de Di-s y calmar a Él en tiempo de necesidad.
  3. La prohibición de servir ídolos o seguir las costumbres de quienes les sirven.
  4. La prohibición de hacer, poseer o vender ídolos.
  5. Nadie puede juzgar en nombre de un ídolo.

Translated by: Nelson Norman Shook

Typed and edited by: F. M. bas Noach

Los 7 Mandamientos – Una Introducción

NEXT >> The Prohibition of Blasphemy

More Information

AskNoah Forum on the Prohibition of Idolatry

Books:

The Divine Code

Ramban: The Disputation at Barcelona

Ramban: The Disputation at Barcelona

Insights:

Insights on Knowledge of G-d

Heavenly Levels

Audio:

G-d is One

Origins of, and Antidote to, Idolatry

Reforming Idol Worshipers

Share